quinta-feira, 7 de abril de 2011

Llamé a tu alma en secreto

Llamé a tu alma en secreto 
y furtivo me asomé a ella. 
¡Sorpresa! Ahí mismo encontré 
la luz que se revela en tus pupilas 

que conforta como bálsamo, ¡Por Jesús! 
Las intenciones más bellas del corazón. 

Llamé muy quedo, 
y al asomarme, me encontré 
con un fluir de sensaciones, 
de palabras, 
de colores y frescura; 
lo que es y lo que sos, 
de la Alegría tuya, 
y de la alegría mía. 
De lo que soy, y pronto seré. 
Y para sentir juntos, la primavera en flor, 
y sumergirnos a plenitud, 
¡En las interioridades de la Felicidad! 

Sos vos o soy yo 
(al que la felicidad inunda. 
¿Es tu alma o es la mía? 
¿Quién eres? 
La verdad es que eres mi alma: 
Que acaricia con ternura, 
que refresca con devoción 
(en lo más íntimo de mi ser, 
¡Y en lo más bello de mi amor! 
Besos





sexta-feira, 1 de abril de 2011

El sonido de mi corazón


Yo no pienso en un instante sin tu presencia;
en mi mente no cabe soñar sino es contigo
o vivir solamente para ser tu amigo,
no existe la opción de contemplar tu ausencia.

A cada instante necesito tus manos y tus ojos,
por eso no puedo dejarte de pensar y de amar,
solamente quiero que a tu lado me dejes soñar,
y ver en mis ojos el reflejo de los tuyos.

Quiero ver que tu rostro se ilumine cada día
por la magia que despiden nuestros corazones,
cuando se unen en uno solo que las ilusiones
de ellos mismos las unen en una bella fantasía.

Si entendieras que tu rostro despierta una pasión
que cada vez que veo, acelera mis latidos,
sabrías que nublas cada uno de mis sentidos,
pero sobre todo oirías lo que dice mi corazón